Blog

No pretendo ser un gurú. En la red hay muchos y muy buenos.

15 Ene 2015

No den de comer a los Trolls

No, no me refiero a los encantadores trolls de Frozen. Esos seres aparentemente de piedra que ruedan y cantan aquello de “sólo tiene que mejorar un poco, un par de cosas y ya”. Pero si han sido ellos los que me han inspirado, viendo la película por vigésima quinta vez, esta entrada en el blog.

Define troll

Se define como Troll a aquellas personas que buscan provocar discordia en un blog o grupo de noticias intentando crear un enfrentamiento entre los lectores del mismo. Muchas veces de manera muy sutil y difícilmente detectable por el resto, otras de manera más brusca utilizando mensajes groseros, ofensivos o simplemente desviando el tema inicial para provocar a los participantes. No tiene que haber obligatoriamente un motivo para esta práctica. La diversión puede ser la única motivación del Troll, aunque puede haber algo más grave detrás de todo. Por ejemplo, el acoso. Ser catalogado como Troll es bastante malo para nuestra reputación virtual.

¿El origen?

En el inglés moderno, el verbo troll es una técnica de pesca que consiste en arrastrar lentamente un señuelo. Podríamos entonces estar hablando de la expresión trolling for newbies que a principios de los 90 se hizo popular en Usenet, uno de los sistemas más antiguos de comunicaciones entre redes de ordenadores, y que venía a significar “pescando novatos”.

Como reaccionar delante de un Troll

Manten la calma y no den de comer a los trolls

La regla es clara: No den de comer a los Trolls. Bastaría con ignorarlos. Los Trolls se nutren de las respuestas de los lectores para incrementar su autoestima y lo más probable será que el Troll aumente sus acciones sarcásticas, destructivas, peyorativas o humorísticas destinadas a arrastrar a los demás usuarios. Si no hay respuesta, seguramente se canse y busque otro lugar. Borrar los mensajes, a veces tampoco puede ser la solución porque pueden recurrir entonces a la libertad de expresión y buscar apoyo entre los lectores legítimos. Bloquear y denunciar al usuario en Twitter sería también una buena opción. Twitter dá mucha importancia a este tema. Y hablando de Twitter, puedes echar un vistazo a trolldor, una lista negra mundial de Trolls.

Pero si estamos hablando de un mayor hostigamiento, tales como injurias, amenazas o acoso no hay que dudarlo y denunciarlo a las autoridades. Puedes empezar en la página del grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil. Recuerda que la norma de “No alimentar a los Trolls” no debe provocar no denunciar tales comportamientos delictivos.

De hecho, la vida virtual no es tan diferente de la real. En la mayoría de los casos, con no hacer caso al provocador es suficiente ¿no?

Y tú ¿Tienes algo que añadir? ¿Te has topado con algún troll últimamente?

Visto 376 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Twitter

Últimos tweets